Menu
Deportistas / Indómitas / Pioneras

«Solo logro vencer el vértigo cuando estoy en bañador lista para el salto»

Celia Fernández. High diver

Pasó su infancia y adolescencia compitiendo en gimnasia artística. Renunció a formar parte de la selección nacional para tener una vida normal. Acabada la carrera de Ingeniera de Telecomunicaciones, trabajó durante años en distintos espectáculos de acrobacias. A los 30 años se inició en un deporte casi desconocido, high diving, salto de altura en piscina o acantilados desde los 23 metros. Solo dos años después ya ha competido en un mundial y dos copas del mundo. Practica escalada, buceo, kickboxing y motociclismo para ser especialista de cine. Y se está sacando el título de patrón de barco ¿Quieren más? Trabaja 40 horas a la semana como consultora farmacéutica. Definitivamente, sus días tiene más horas que los del resto de los mortales.

El salto de acantilado tiene el componente de la naturaleza y la adrenalina de la escalada“. Celia Fernández

¿Cómo empiezas en los saltos?

A los ocho años le dije a mi madre que quería hacer gimnasia de monos. Así que me apuntó a gimnasia artística en mi barrio y rápidamente alcancé un alto nivel. Estuve compitiendo a nivel nacional desde los 9 años hasta los 20.

 

La competición exige un gran esfuerzo.

Sí. Yo nunca tuve las olimpiadas en mente, siempre iba viviendo el día a día. Disfrutando, sin más. Pero cuando me seleccionaron para ir al equipo nacional, dije que no porque tenía que internarme en un centro, cambiar de colegio y dejar a mi familia.

¿Y no te apetecía?

No. Y me alegro de no haberlo hecho, porque a día de hoy, las compañeras que compitieron a ese nivel están completamente apartadas del deporte. Y yo, en cambio, veo que es parte de mi futuro.

A los veinte dejas de competir, ¿qué viene luego?

Hice la carrera y luego me fui de Erasmus a Turquía. Estuve un año allí, pero el deporte lo tenía apartado. Cuando volví a España me avisaron de que una compañía de espectáculos, de uno de los creadores del Circo de Sol, estaba haciendo audiciones para un show. Buscaban perfiles de gimnastas y saltadores. Yo ya había hecho un casting con 17 años, pero no me cogieron. En la segunda audición, tampoco. Pero me fijé en los saltadores y quise apuntarme a este deporte para motivarme. Un año después, hicieron una nueva prueba en Londres y, como yo ya había entrenado saltos en el agua, me seleccionaron. Tras la formación en Bélgica, pasé dos años en China con el espectáculo. Fue muy intenso porque allí empecé a subir más, hasta 17 metros. Después de China estuve unos meses en un tour por Europa en un show de superhéroes de Marvel. Ahí me cogieron para la parte de motos, no hacía saltos en el agua. Pero a mi novio de entonces le salió un trabajo en Barcelona y nos vinimos. En España hay poco espectáculo de este nivel y fue cuando tuve que tirar de mi título de telecomunicaciones y me coloqué en una consultora farmacéutica. Y ahí llevo tres años.

 

De los trampolines y los superhéroes a la oficina.

Me faltaba la adrenalina, sí. Y fue cuando pensé en competir en high diving. Pero yo solo había saltado 17 metros y ahora se salta entre 20 y 22. Parece poca diferencia, pero es mucha. Comencé a entrenar y llamé a la Federación de natación. Nadie me conocía, porque yo venía del mundo de la gimnasia y además era la primera chica que quería competir. Pero me seleccionaron para una competición de RedBull y luego para el campeonato de la Copa del Mundo donde quedé novena representando a España y fue cuando la Federación comenzó a ayudarme.

Todo eso en tu primer año.

Sí. Yo solo he competido dos años. Y ya he ido a un Mundial, a dos Copas del Mundo y a muchos campeonatos de Red Bull. Tenía el 2020 completo, pero el COVID lo paró todo.

 

¿Qué te gusta más el salto de acantilado o de piscina?

El de acantilado porque tiene todo el componente de la naturaleza de la adrenalina del subir, la escalada. Subir a la roca te pone en situaciones muy al límite, hay que rapelar muchas veces, buscar la vía…

 

¿Cómo compaginas tu carrera de consultora con los entrenamientos?

Tengo bastante flexibilidad de horarios. Entreno en agua tres o cuatro veces por semana, siempre por la mañana, y luego recupero las horas de trabajo por la tarde. Para las competiciones tengo que pedir vacaciones.

 

“Solo logro vencer el vértigo cuando estoy en bañador lista para dar el salto“

 

Lo tuyo tiene mucho mérito, en alguna ocasión has declarado que tienes vértigo.

Tengo vértigo físico, me asomo a un sitio y siento cosquillitas por las piernas. Solo logro vencerlo cuando estoy en bañador lista para dar el salto. Si antes quiero ver cómo es la caída, tengo que tumbarme o agarrarme a algo.

¿Por qué los hombres saltan desde más altura que las mujeres?

Hay seis o siete metros de diferencia y varias razones que lo justifican. La principal es que el cuerpo de la mujer no está tan preparado para el impacto. Y la otra razón es que el deporte masculino se practica desde hace más tiempo y han ido evolucionando. Mujeres hay muy pocas, creo que en Europa somos cuatro y, si lo pones más duro, sería más difícil conseguir que se apunten. Yo solo saltaría un par de metros más, nunca desde 27 metros, porque al final el impacto es muy fuerte y las vértebras se resienten con cada salto.

 

¿Crees que el hecho de ser mujer complica conseguir ayuda? ¿O el hecho de que seáis menos lo hace más fácil, o es indiferente?

Creo que ahora la dificultad, en el caso de los patrocinios, está más relacionado con cuántos seguidores tienes en tus redes. Está más ligado a los números que al género. Y es complicado, claro, porque yo tengo un trabajo de 40 horas semanales, más los entrenamientos. Y además ahora estoy muy metida en el cine, lo cual me deja poco tiempo para redes sociales.

¿También en cine?

Sí. De especialista. He trabajado en una gran producción de Hollywood para un video juego y también en Águila Roja. Pero el cine requiere dominar otras disciplinas, ahora estoy con kickboxing, motociclismo, escalada… hay que ser muy versátiles.

¿Cuál es el mayor sacrificio que requiere esta profesión?

Para mí el principal objetivo siempre es disfrutar y por eso, para mí, no hay sacrificio alguno. Trato siempre de mejorar y hacer pódium, pero en el momento en que dejo de pasarlo bien, voy a por lo siguiente.

 

¿Y la mayor satisfacción?

¡Todas! Solo el hecho de que me inviten a una competición y estar en Beirut saltando de un puente ya es satisfactorio.

 

¿Tu próximo reto?

Yo siempre digo que no se sabe qué me deparará la vida. Pero a corto plazo me voy a sacar el título de patrón de barco, quizá un día tenga una empresa de veleros que te llevan a lugares desde los que saltar, bucear…

Tienes 32 años, ¿cuánto más puede durar tu carrera como saltadora?

Orlando Duque, toda una leyenda, se acaba de retirar con 45 años. Yo soy de las más jóvenes. Tengo un gran recorrido por delante, estoy bien físicamente, y a esta edad, soy mucho más inteligente y más consciente de mi cuerpo y de mi gestión de la energía. Aún tengo muchas posibilidades de mejorar.

¿Y es compatible con la vida personal y familiar?

Yo no me corto de salir, de viajar, estoy aprendiendo a tocar la guitarra… En este deporte hay muchas mujeres con hijos. Quizá hay unos años que tienes que parar un poco, pero luego puedes retomar. Lo bueno del high diving es que es más mental que físico.

¿Qué es la aventura para ti?

Fluir, no planear mucho.

Eres la única y la primera en una disciplina muy nueva. ¿Qué crees que aportan modelos como tú a la sociedad?

El ver que otras personas pueden, te anima. Ver a tus modelos cumplir objetivos hace que tus límites sean más altos. Cuando tienes cerca a alguien bueno, avanzas más.

¿Y qué le dirías a una niña que te diga que quiere hacer lo mismo que tú?

Sobre todo que disfrute, porque al final el éxito es disfrutar de cada etapa. Que al principio no se ponga objetivos muy ambiciosos, es mejor ir poco a poco, a corto plazo. Y cuando dejes de disfrutar, cambia.

¿Te consideras indómita?

En parte sí. Yo siempre he hecho las cosas por el ladillo. He estudiado y seguido el camino que me marcaron en la vida, o sea, que en parte me han domado. Pero al mismo tiempo he hecho lo que me ha dado la gana. Creo que he encontrado el equilibrio.

 

Video: © Al Aire FILMS.

Fotografías: Publicadas en distintos medios de comunicación (El Mundo, Marca, Mundo Deportivo).

No Comments

    Leave a Reply